/

Artista textilero

October 08, 2020

El mundo creativo de José María Balmaceda se mueve entre hilos e ideas que forman extraordinarias piezas en las que encapsula el tiempo; y que finalmente podemos apreciarlas y pisarlas.

El diseño siempre ha estado rondando la mente de José María, primero como diseñador de vestuario, y ahora como creador de espectaculares tapetes. Los téxtiles siempre han llamados su atención, y después de trabajar de forma ceracana con artesanos de

Chiapas, descubrió que la técnica, los materiales de calidad y una idea de diseño global pueden crear piezas contempraneas exquisitas. Viajar a Nepal y a aa India le dieron la oportunidad de entender mejor el manejo de las fibras. Balmaceda creo sus siete primeras piezas a partir de una lucha interna por vencer sus miedos y demonios, traerlos a la luz para después conquistarlos, así describe su proceso creativo en el que trabajo a base de prueba y error, utilizando materiales caracteristicos de la región de Katmandú, Nepal; además de probar con nuevos nudos. Finalemente esta colección se presentó hace un año dentro de la feria Zona Maco. El resultado fue muy bien recibido y esto animó a Balmaceda para continuar con la creación de tapetes únicos e individuales.

“Encuentro inspiración en las raices de los artesanos de la india y Nepal; además creo que puedo aportar algo interesante a partir de mi conocimiento y mi propia herencia mexicana. Veo mi trabajo como una fusión de la cultura asiatica y mis raíces, por eso creo que el resultado es multicultural”, comenta José María Balmaceda.

José María siempre ha cuestionado el concepto de tiempo, la forma en que fluye a través de cada objeto en la tierra y la forma tan diferente en que afecta a cada ser; una vida humana en su totalidad es una pequeña mancha en la vida de una roca. Estas reflexiones dieron lugar a su segunda colección; a la que tituló Monolito. En ésta explora rocas antiguas y experimenta con fibras como hilo de cuero y diferentes tipos de nudos para darle vida a estas piedras a través de sus tapetes.

Su tercera colección cápsulas del tiempo, es el resultado de su constante fascinación con el tiempo. Estas cápsulas nos muestran cómo el tiempo que cada persona posee cambia de forma cuando se comparte con el ser amado, el paso de la luz que contiene el

recuerdo del tiempo y su flexibilidad por que aún dentro de sus estructuradas horas, minutos y segundos es impresionantemente dúctil. Esta colección se presentó en la feria de arte Maco de su edición de 2020.

A lo largo de sus colecciones José María Balmaceda ha experimentado con diversos materiales, ha descubierto nuevas técnicas y ha ido evolucionando como artista, pero lo que se mantiene constante es su fascinación por el concepto de tiempo. “El tiempo existe porque alguien nos lo ha dicho, lo conocemos con el pasar de los días y de las estaciones, pero en realidad nadie lo ha visto”, comenta Balmaceda. El diseñador se divierte jugando con la idea del tiempo, presumiendo su impresionante plasticidad: una hora que se va volando y un minuto que sin importarle nuestros esfuerzos se rehúsa a pasar. ¿Qué lo contiene? ¿De dónde viene? ¿Cómo algo completamente intangible surca nuestras vidas con tanto poder? Estas y otras exploraciones son la base sobre la que se construyen las Cápsulas del Tiempo. En esta tercera colección, Balmaceda se aventura a darle forma y textura al tiempo con cambios de altura en las fibras y combinaciones de colores, tejidas en Nepal por artesanos que llevan en sus venas una tradición ancestral, estas piezas tienen una maravillosa calidad.

Artista Textilero

Artista Textilero

El mundo creativo de José María Balmaceda se mueve entre hilos e ideas que forman extraordinarias piezas en las que encapsula el tiempo; y que finalmente podemos apreciarlas y pisarlas.